Categorized | Internacionales

La millonaria que vivía en la miseria

Fue hija de una acaudalada familia cuáquera de Massachussets, dedicada a la explotación ballenera. A la muerte de su padre heredó casi un millón de dólares en efectivo, más otros cuatro bienes inmuebles e inversiones. Pero a pesar de esa riqueza, vivía en casas de asistencias miserables, vestía andrajos y se trasportaba por Nueva York en el destartalado carromato de una granja avícola.

Nunca encendía la estufa ni se bañaba con agua caliente, comía alimentos baratos y cuenta que paso una noche en vela buscando una moneda de 10 centavos.

Cuando su hijo Ned se rompió una pierna, para ahorrar gastos decidió atenderlo en casa; como resultado al niño tuvieron que amputarle la extremidad. Hetty Green desarrolló delirio de persecución y daba extraños rodeados para despistar a sus supuestos secuestradores. Murió durante una discusión con su sirvienta sobre las virtudes sobre la leche descremada. Dejó una fortuna de 3,800 millones de dólares actuales.

Leave a Reply

Palabras Clave

Aviso